Jimmy Green: ‘Flowers. Beautiful Life – Volume 2’

Jimmy Green: ‘Flowers. Beautiful Life – Volume 2’

Hay heridas, y no precisamente las físicas, que son imposibles de cicatrizar. Y acaso no sea del todo bueno que cicatricen. Basta con que no hagan daño, para que mantengan vivo el recuerdo y la memoria. Me aventuraré a decir, sin pretender algo psicologismo de medio pelo, que algo así le sucede al saxofonista Jimmy Greene. Y tiene sólidas y poderosas razones para mantener viva la llama del recuerdo y la memoria.

La explicación del anterior párrafo: en 14 de diciembre de 2012 Jimmy Green y su mujer Nelba perdieron a su hija pequeña, Ana, de seis años, ocho meses y diez días, en la matanza de la escuela primaria Sandy Hook Elementary School de Newtown, Connecticut, Estados Unidos, donde 28 personas perdieron su vida, entre ellos 20 niños entre 6 y 7 años.

Tanto este ‘Flowers. Beautiful Life – Volume 2’, como su predecessor, ‘Beautiful Life’, son discos muy vividos, muy intensos. El disco está inspirado en un cuaderno de Ana donde la niña iba dibujando flores.

A diferencia de ‘Beautiful Life’, un disco muy conmovedor y herido, en este Green ha querido mostrar la alegría de la vida que su hija le inspiraba, algo que no le habrá sido fácil porque, como él mismo escribe en las notas del disco: “Mi corazón está herido en cada momento de cada día”.

‘Flowers. Beautiful Life – Volume 2’ es, antes que nada, un disco sincero y emotivo.