Agustí Fernández: A Moment’s Liberty

Agustí Fernández:  A Moment’s Liberty

“A Moment’s Liberty” le deja a uno en un estado de catarsis. Agustí Fernández, en su vertiente más melódica, compone una bella melodía que traza a piano solo durante la introducción y la conclusión del tema. Pero no. No solo estamos hablando de esto. Parece como si poco a poco, y con la entrada de Guy y López al tema, los tres músicos entornillaran la música… la elevaran, la trituraran y la convirtieran en partículas que quedan suspendidas en una bella deconstrucción. Durante el nudo, uno construye (en la mencionada deconstrucción) un mundo paralelo en el que todo transcurre. En el que nada es todo. Una vez finalizado, la ensoñación.

Los nueve cortes que siguen este inicio monumental son coherentes, es decir, el disco funciona como algo global y los temas siguen más o menos unos patrones. Hay exposición de melodías, y a partir de estas, libre improvisación donde los músicos ejercen precisamente el derecho a la libertad creativa. El derecho a no atarse a un estilo concreto. Expresión sin complejos. Todo ello, aprovechando la técnica e incluso estructuras más o menos definidas. Claro, es muchísimo más común hacer una versión de un standard. Es más fácil (aunque sea muy libre) para el que escucha reconocer aquella melodía… No digo que no esté de acuerdo, en absoluto. Pero el hecho de versionar “El Tesoro” y “Orangina” de Irene Aranda y Albert Cirera respectivamente, me parece un acierto. Es algo muy poco común y lo creo necesario para dar más vida a las composiciones (además de ser dos excelentes casos). Y claro, el resultado a manos del Trío Aurora es esto. Momentos de libertad.

Ramon López. Tal vez uno de los mejores músicos españoles (actualmente residente en Francia) en muchísimos años y claro, uno de los más olvidados (viene todo junto), realiza su inconfundible trabajo percusivo que siempre suena alejado de toda lógica, entiéndase en términos positivos, por lo que su inventiva se retroalimenta y ofrece sabiduría… amor por su instrumento y ganas de diversión. Sus espasmos… sus baquetazos limpios (o bruscos si hace falta) su alegría sin contención… Barry Guy, uno de los contrabajistas en la cúspide de la música improvisada, jazz, contemporánea y música barroca. Boss de proyectos tan brutalmente libres como la Barry Guy New Orchestra. Ofrece pura experiencia. Solidez y virtuosismo a partes iguales. Un peso pesado. Y Agustí Fernández… todo lo que pueda decir queda corto. Su inventiva al piano, su delicadeza en las melodías, su extrema verdad en las improvisaciones. Todo es el. Su vida es su música. Sus dedos son vida.

Un disco de summa cum laude.

- Jesús Mateu Rosselló (Tomajazz.com)